jueves, 14 de enero de 2010

CUIDADOS DE ENFERMERIA







· Enseñanza sobre la dieta prescrita.

La dieta es un pilar fundamental en el tratamiento de la diabetes y todos los pacientes deben de cumplirla para mantener los valores de azúcar lo más cercano a la normalidad. No todos los alimentos tienen el mismo nivel de azúcar.


Los objetivos del tratamiento dietético de la diabetes son mantener un buen estado de nutrición y facilitar el control de la glucemia.
El aporte energético comprende un 50-55% de hidratos de carbono, un 15% de proteínas y un 30-35% de grasas.


El plan de comida va depender de muchos factores como la edad, el sexo, la actividad física y la existencia o no de sobrepeso y de riesgos cardiovasculares asociados (hipercolesterinemia, sedentarismo…).

Debe ser una dieta de unas 1500 Kcal, donde habrá que evitar los hidratos de carbono simples, las proteínas de ser del 50% de origen animal y las grasas que provengan en su mitad de vegetales. Los alimentos ricos en fibra son recomendables ya que disminuyen las oscilaciones de azúcar como por ejemplo el pan integral. Tampoco es recomendable que pasen 4 horas sin comer.

El número de comidas recomendada es de 6: tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y otras tres intermedias media mañana, merienda y antes de acostarse), para evitar las variaciones bruscas de azúcar. Una de las recomendaciones universales es la utilización de la pirámide alimenticia como guía para contruir una dieta equilibrada.




· Ejercicio físico

También es importante para los diabéticos porque así mejoran sus condiciones de vida.

Durante el ejercicio el músculo consume primero su propio glucógeno pero, transcurridos unos minutos, empieza a captar glucosa de la sangre, con lo que la glucemia tiende a descender. Si la glucemia está muy elevada o existen cuerpos cetónicos, el ejercicio no tiene un efecto hipoglucemiante sino todo lo contrario.

Se ha comprobado que el ejercicio realizado con regularidad produce un aumento de la sensibilidad a la insulina, lo que resulta especialmente beneficioso para en la diabetes tipo II. Ocurren una serie de situaciones tales como:

  • Mejora el control de la glucemia: ya que la realización de ejercicio produce una disminución de glucosa, al ser utilizadas como fuente de energía por los músculos.
  • Favorece la pérdida de peso: porque se consumen grasas con el ejercicio físico.

  • Disminuye los riesgos de enfermedades cardiovasculares: disminuye el colesterol y previene las enfermedades cardiovasculares.

  • Con respecto al tratamiento: disminuye la glucemia y disminuye la necesidad de insulina e hipoglucemiantes orales.

Cuidado de los pies

Los diabéticos tienen mayor posibilidad de tener problemas con sus pies que el resto de las personas, ya que la circulación en los pies está disminuida, los nervios se vuelven menos sensibles y existe una mayor propensión a las infecciones.

Se pueden producir heridas por lo que los tejidos infectados se inflaman , requiriendo mayor aporte de sangre , como consecuencia de una circulación inadecuada , y se favorece la extensión de la infección. Algunas recomendaciones importantes a seguir son:


  • Mantener los pies limpios con agua tibia y jabón. Sécalos bien sin frotar , especialmente entre los dedos , teniendo en cuenta no dejarlos húmedos.
  • Mantén las uñas limpias y cortas, recortándolas en sentido horizontal sin apurar en las esquinas, usa mejor lima que tijeras.
  • Utiliza un calzado flexible, cómodo y bien ajustado.



    video



Tratamiento Medicamentoso.



Cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes para mantener controlado al paciente con diabetes tipo II, se prescriben hipoglucemiantes orales. Éstos no son sustitutivos de la dieta y el ejercicio, aspecto que debe ser muy bien comprendido por el paciente.

Tipos de Insulinas.


· Insulina de acción rápida (Regular o Normal): Aspart, Lispro:

  • Duración: 6-8 horas (corta).
  • Comienzo acción: 30-60´

  • Acción pico: 2-4 horas.

  • Aspecto: claro y transparente.

  • Vías de adm: todas.
  • Pauta: 4 veces/día. 30´antes de las comidas.
  • Indicación: Descompensaciones metabólicas.

· Insulinas de acción intermedia: Lispro-protamina, NPH, Insulina Zinc (cristalizada 70%).

  • Comienzo acción: 1-2 horas.
  • Acción pico: 8-12 horas.
  • Aspecto: turbio o opalescente. Agitar para asegurar suspensión uniforme.
  • Pauta:2 veces/día. 1 hora antes de las comidas.

  • Vía adm: subcutánea.

· Insulina de acción prolongada: Glargina, Detemir, Insulina Zinc (cristalizada 90%).

  • Duración: 24 horas.
  • Comienzo acción: 4-8 horas.
  • Pauta: 1 vez/día. 1 hora antes de la comida.

Análogos de insulina de acción ultrarápida (Lispro):

  • Comienzo acción: <30´.
  • Duración menos de 6 horas.
  • Pauta: adminsitrar en el momento de iniciar la ingesta.

Existen dos grandes grupos de Hipoglucemiantes orales:


· Sulfonilureas: Tolbutamida, Clorpropamida, Glibenclamida, ect:

Estimulan la liberación de insulina por el páncreas. Entre sus acciones extrapancreáticas destacan: el aumento de la captación de glucosa en el tejido graso y en el músculo, la inhibición de la gluconeogénesis y el aumento de la afinidad de la insulina por los receptores. Estos fármacos son ineficaces en la diabetes tipo I, ya que requieren la presencia de células beta productoras de insulina.

· Repaglanida:

Nuevos fármaco regulador de la secreción de insulina. SU absorción por vía oral es rápida, dada su corta acción debe tomarse 15 minutos antes de cada comida.


· Biguanidas (Metformina, Fenformida, etc):

No actúan sobre la secreción pancreática de insulina, sino sobre el metabolismo periférico, disminuyendo la absorción intestinal de glucosa. Su asociación con un aumento del riesgo de padecer acisdosis láctica hace que su utilización sea mucho menor que la de las sulfonilureas. Están indicadas en pacientes obesos y con trastornos lipídicos.


· Inhibidores de las Alfaglucosidadas: Acarbosa, Miglitol, Voglibosa:

Pueden usarse asociada a sulfonilureas, buguanidas o insulinas para mejorar el control glucémico. En caso de hipoglucemia no debe administrarse sacarosa, sino glucosa pura para corregirla. Ya que la sacarosa necesita ser degradada por las disacaridasas.


· Tiazolidinedionas:

Recuden la glucemia mediante la reducción de la resistencia insulínica

1 comentario: